domingo, 11 de marzo de 2007

Bailes regionales

Los ritmos Congos de la provincia de Colón, con cantos y coplas contagiosas son manifestaciones del trabajo comunitario.
Una joven ataviada con la Pollera de Lujo baila acompañada de su pareja un alegre "atravesao" en la provincia de Los Santos.


La tumba caña proviene de Chiriquí. Los campesinos imitan labores cotidianas con bailes de cumbia y mejorana

La cumbia chorrerana, tiene mucha semejanza a la de Cartagena, Colombia. Sus movimientos van en contra de las manecillas del reloj



La Cumbia darienita, de la región del Darién, posee un ritmo sacudido y gestos próximos al sensualismo africano





La espina es un baile coreográfico donde la dama, con gracia y donaire, es cortejada por dos caballeros.

""Panameño, panameño, panameño vida mía, yo quiero que tú me lleves al tambor de la alegría"".
Así dice una famosa tonada, y con justa razón. La mezcla de culturas y razas en el istmo de Panamá desencadenó en una fusión de ritmos y movimientos que la convierte en una región inigualable.
La herencia indígena panameña que se mezcló con la hispánica y la negroide nos legó un folclore rico y lleno de matices, tanto en sus danzas como en su música y tradiciones orales
Los bailes y cantos propios de cada región del país reflejan una faceta de la vida campesina. Desde el entusiasmo y el optimismo por la vida hasta el trabajo diario como la pesca, la corta de arroz y la molienda de la caña.Son una mezcla de canto, baile y dramatización, donde destaca la gracia y el donaire de la dama que con gráciles movimientos atiende el cortejo de su pareja. No quedan por fuera aquellos bailes de origen religioso y pagano propios de la cultura popular.
Muchas agrupaciones representan estas danzas hoy día en los escenarios locales e internacionales, haciendo gala de coreografías, coloridos vestuarios y la famosa alegría del panameño. Con ello transmiten al público la herencia panameña, llena de costumbres y tradiciones.